No hay comentarios

PRESENTACIÓN DE LIBRO EN VALENCIA

Mil Viajes a Itaca, el muy recomendable libro de Ana Capsir sobre Grecia y sus islas, fue presentado en el museo L´Iber de los Soldaditos de Plomo de Valencia.

En la mesa de presentación, junto a la autora, estuvieron Alejandro Noguera director del museo y Emilio Garrido, periodista y presentador y director del programa de Radio3, La Bañera de Ulises.

No hay comentarios

PRESENTACIÓN DE LIBRO EN MADRID

El pasado 24 de octubre se presentó en La librería Nautica Robinson de Madrid el libro de Ana Capsir, Mil Viajes a Itaca, una visión personal de Grecia y sus islas. Participaron en la presentación, además de la propia autora, Alfonso Jordana, director de la escuela Náutica Avante y Juan Melgar director de la librería.

El libro podéis adquirirlo directamente en la misma editorial.

No hay comentarios

Esperar y desesperar en Agatonisi

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia.

Si un día se abriera el cielo, acompañado de los aullidos del viento y de la desaparición del sol; si sobre el mar, acelerando por la gravedad, se precipitara una isla siniestra de grandes proporciones; el estruendo con el impacto sería atronador. Se destrozaría en su caída, lanzando esquirlas por todos lados; despedazándose. El maremoto resultante se encargaría de entrechocar los pedazos que se romperían en trozos más pequeños. Se formaría un universo fractal; un mundo de archipiélagos dentro de archipiélagos, dentro de archipiélagos. Estaríamos creando el Dodecaneso; que vulgarmente quiere decir doce islas. En realidad son miles.

Solo algunas tienen linaje como para salir en las guías, pero están rotas en pedazos; una corte de islas menores, islotes, bajíos y farallones, las acompañan para formar bahías, calas y estrechos. Incluso el navegante más sosegado podría perder la cabeza al estudiar la carta. Necesitaría una vida para verlas todas.

Tonta, larga y tediosa, sería la labor de describir todas las que visitamos, que no son muchas; y dejaría una crónica aburrida, llena de lugares comunes; hermosos, coquetos, azules, cristalinos, de aguas turquesas… Marcos incomparables. Yo si he de hablar de alguna lo haré de aquellas que me susurraron una historia, una anécdota; de las islas cuentacuentos.

Agatonisi fue en su día, como todas estas islas, un nido de piratas. Pero alguno tonto habría; o desesperado; que decidió secuestrar a Julio Cesar y llevárselo a la cercana isla de Farmakonisi para pedir un rescate. Cuentan que el soberbio Cesar ordenó pagar el doble de la cantidad requerida; él valía mucho más.

Todavía puedo imaginar las carcajadas de los brutales corsarios al ver zarpar las galeras de romano estandarte con el liberado rehén; las risotadas al repartirse el botín. Pobres idiotas. Las flota romana volvió al cabo de un tiempo, recrecida, con Julio Cesar al mando. Los aniquiló; los crucificó. Dejaron los vencedores, como siempre, una ciudad fundada ex profeso para celebrar la victoria. Todavía se pueden ver restos en la isla.

Hoy, en Agatonisi, también aparecen otros visitantes. El drama de esta isla pocos lo conocen. Con apenas cien habitantes, esta pequeña comunidad recibe al año decenas de miles de inmigrantes ilegales, animados por las mafias y por las escasas diez millas que les separan de la frontera turca.

– Llegan constantemente y nos hacen destrozos considerables.- Nos contaba un tendero- Ayer mismo, una patera repleta. Se los llevaron a Samos.

Imagino la desesperanza de esta gente cuando arriban a esta pequeña tierra de pocas casas y apenas arboles ¿Cómo imaginarán pasar desapercibidos?

El Gobierno griego impotente para hacer frente a la riada migratoria, pidió a la Unión Europea el envío de contingentes de gendarmería que colaboraran para impedir el tráfico clandestino. Por eso, desde hace tiempo hay una patrullera Letona afincada en el puerto.

– No me gusta que estén ahí. Vigilan la costa, pero también nos espían a nosotros – Continuó el tendero – Pero ¿Qué hacemos?

Es triste, pero las puertas de las casas están cerradas en Agatonisi a diferencia de otras islas griegas.

Pero si hay quien desespera, también los hay que esperan aquí.

La consulta del dentista. Pero estos lo hacen
dulcemente, en la playa, en los bancos, al borde del mar.

– Espérese un poquito aquí a que le haga efecto
la anestesia y en seguida le atendemos.

Tu puedes entonces extasiarte mirando al
infinito o matar el tiempo pescando.

Todo para aguardar a que empasten tus muelas.

No hay comentarios

Barcas y piratas en Fourni

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia.

Un día llegamos a Fourni, un día con su noche; noche de luna nueva. Las barcas iban y venían;  había que estar atento para sortearlas. ¡Qué actividad!

Hay islas que te llegan enseguida, las ves y una chispa te recorre el intelecto. Esta es Fourni. El porqué, el cual, o de qué, habría que buscarlo en el subconsciente de cada uno. El mío está en sus barcas. Creo a pies juntillas, que en este país, en el que es difícil que el salitre no empañe las ventanas , la vida no es igual si no hay una barca. En Fourni las hay a montones, y ¡Qué barcas!

Hay barcas de acuarela, barcas gemelas, barcas con defensas de cabo trenzado, o con neumáticos pintados las  más modestas, con delfines en su amuras, con aros salvavidas a juego con sus regalas, con visillos puntilleros dibujando anclas y peces entre sus nudos, con rezones de colores, con alfombras elegantes; barcas mimadas por sus armadores hasta el dislate. Barcas griegas.
Es difícil encontrar un sitio en el muelle, por no decir imposible, si quieres tener un respeto por las Señoras Barcas. Ninguna concesión al yate de recreo, por el que en otras islas se esfuerzan para que amarre. Aquí, primero están las barcas, barcos, barquitas, barcazas, barculas. Bailando una danza sin compás cada vez que alguien sale o retorna, en este tráfico intenso que se parece al del puerto de Hamburgo. Me gusta Furni; sin remedio.
Este puerto contracorriente se llama Φούρνοι Κορσεών. Los hornos de los corsarios. Y de ahí le debe venir la sangre rebelde; de los piratas. No es solo una isla, si no todo un archipiélago, con Fourni y Címena cómo importantes y habitadas, que dibujan el perfil de un bogavante, y una decena de islotes que cierran las bahías, un poco más si cabe. No existe viento peligroso para Fourni, siempre hay un abrigo donde refugiarse. Excelente como escondite.
No es difícil imaginar a unos hermosos Jabeques; tan coloridos como las actuales barcas; camuflarse entre sus cabos, repartirse sus botines y descansar de sus rafias. Eran rápidos y maniobrables los Jabeques, capaces de remontar el viento a vela; sus elegantes diseños mejorados del Dromón bizantino; Grecia siempre inventando y los demás copiando; ideales para las incursiones corsarias.
– ¿Y por qué lo de hornos?- Le pregunté al dueño de una taberna.
– Porque todas las casa tenían hornos.- Me dijo muy convencido.- Me sonó poco creíble; me parece más bien que lo de “horno de corsarios” debe tener algún significado parecido a “nido de piratas”, no al hecho en sí de tener hornos.
Pero… llegó el calamar que habíamos pedido; el atrapado sin luz de luna, capturado en las barcas coloridas, las barcas que vienen y van, las barcas que bailan en el puerto. Dejamos de preguntar. El comisario Montalbano hubiera considerado una vulgaridad irritante hablar mientras se comía unos salmonetes. Por este calamar…habría sacado el revolver.
1 comentario

Focas monje

Grecia es uno de los últimos reductos de la «monachus monachus» o foca monje mediterránea. Es un animal que se expande a través de una vasta área que se extiende desde las aguas del Jónico a las costas de Turquía, con tres zonas de cría principales:

Espóradas del Norte: La población, en este archipiélago, se concentra básicamente en el área del Parque Nacional de las Espóradas del Norte.
Islas Cícladas: Junto a Milos y en torno a las islas de Kimolos y Polyaigos.
Dodecaneso: En la zona de Karpathos – Saria.

Se citan como principales causas de la alarmante disminución de su población, las siguientes:

  • Alteración y gradual destrucción del ecosistema costero por la presión de la industria turística; barcos deportivos e instalaciones afectas incluídos.
  • Ataques deliberados del hombre, su principal depredador.
  • Capturas accidentales por artes de pesca.

He aquí una estimación de la actual población de foca monje en los mares de Grecia:

Area

Pobalación mínima estimada

Población máxima estimada

Grecia Continental

20

30

Espóradas del Norte

30

50

Islas Jónicas

30

40

Islas Cícladas

70

90

Islas del Dodecaneso

80

100

Creta e islas adyacentes

30

50

 

Y este es un mapa de su distribución en el Mediterráneo. Las áreas rojas señalan sus hábitats actuales. En azul más claro, su distribución histórica:

En aguas del Jónico y en concreto junto a la isla de Meganisi,  tuvimos la suerte de avistar un ejemplar aislado mientras navegabamos con la Maga3 hace ya algunos veranos. Más lejanos en el tiempo, allá a principioo de los 90, quedan los juegos en Steni Vala (isla de Alonnisos)  con Theodoros, un simpático ejemplar de foca monje que había sido criado por los cuidadores del parque y que nadaba libremente en las aguas del, por aquel entonces, tranquilo puerto.

No hay comentarios

Kastelorizo una isla al margen

Hice mi primera visita a Kastelorizo allá por la primavera del 93. Era entonces un tranquilo enclave alejado de las rutas de los veleros de crucero. La isla acababa de adquirir una repentina fama al haberse rodado en ella la película italiana Mediterráneo, de Gabriele Salvatores. La Maga Azul, mi barco de entonces, fue durante unos días el único velero amarrado en Megisti, puerto y capital de la isla.

Kastelorizo ha cambiado poco a lo largo de todos estos años. Sigue estando al este de Rodas y a una escasa milla de la costa turca y sigue siendo un enclave tranquilo con una oferta turística reducida a lo esencial. En verano algunas barcas pasean a los visitantes hasta la gruta azul de Parasta: una espectacular cueva, de entrada muy poco visible, que se encuentra en los acantilados de la costa sureste.

Los escasos trescientos habitantes de la isla viven del turismo, de la escasa pesca y de sus pequeños cultivos.

Una escala sumamente recomendable para quienes aprecian este tipo de sitios al margen; de los que se habla poco y bien, sitios que dejan poso y suelen guardarse en el saco de los posibles retornos.

 

 

No hay comentarios

Bucear en Kalimnos

Kalimnos es una de las islas del Dodecaneso. Sitada al norte de Kos y a unas 9 millas de la costa turca, es popularmente conocida como «la isla de los pescadores de esponjas». Actualmente las esponjas constituyen en Grecia el principal producto marino destinado a la exportación y son las islas del Dodecaneso las principales recolectoras. Kalimnos es, además, el único lugar de Grecia que ha mantenido una flota estable de barcos destinada a la pesca de la esponja.
El navegante aficionado al buceo que recale en la isla, tiene a su disposición varios centros que programan salidas diarias para hacer inmersiones en puntos seleccionados de la costa.
A todas luces, una escala muy recomendable para todos los navegantes que anden por Grecia y sean aficionados al buceo.