Tag Archives: Fondeaderos

17/11/2015

MANIOBRAS EN LA CALA

En la playa, suceden cosas interesantes. Una llamada del “proedros” y ya estábamos abajo. El “proedros” es el secretario del pueblo. La llamada es por tam-tam. Es decir; el “proedros” llama a la tabernera que como tiene el local en medio del pueblo sale a terraza y empieza a vocear: - ¡Anaa! - Sí -…

Navegando por el Mediterráneo
31/10/2015

ZANTE. EL NAVAGIO

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia. El 30 de septiembre de 1980 el mercante Panayiotis surcaba las aguas del jónico con un cargamento ilegal de tabaco. El armador era un griego de Cefalónia, Karalambo Kombocekla, así como su capitán y gran parte de la tripulación. Transportaban cajetillas de cigarrillos de contrabando desde algún…

Navegando por el Mediterráneo
09/11/2012

Los colores de Kythnos

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia. En la encrucijada donde se detuvo la antigua maga Quemando los vientos con tomillo seco Las esbeltas sombras pasaron levemente Con un cántaro de agua silenciosa en la mano Con toda facilidad como si entraran al paraíso Y de la oración de los grillos que cubrió de…

Navegando por el Mediterráneo
08/11/2012

Hoguera en la cala

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia. A todos los urbanitas nos encanta la idea de ser Crusoe por un día. Omitiendo lo mal que lo pasó; nos gustaría vivir algunos capítulos de la novela de Defoe; alguna noche, en una isla desierta, a la orilla de la playa, ante el crepitar de la…

Navegando por el Mediterráneo
07/11/2012

Anclas, arañas y otras disputas

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia. En griego, un barco αραγμένο “aragmeno” es un barco amarrado; se parece bastante a αράχνη “aragni”, una araña; la que teje su tela, tela para que nada escape; una tela como la forma un barco en el puerto con sus amarras y su fondeo, como la que…

Navegando por el Mediterráneo
05/11/2012

Placeres del fondeo

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia. Su... su... su... sube. Sinuoso, como las serpientes; curva va y curva viene. Con calma, como el sigá-sigá griego. Y allí abajo; pobrecito; se queda el barco en silencio. Y subes y subes; cada vez más lejos, cada vez más pequeño; se parte el alma solo de…

Navegando por el Mediterráneo