BLOG

16/03/2012

¿Cartas para simuladores?

El puerto de Roccella Ionica (N38º 19.528  E16º 25.865) puede ser una útil escala de tránsito para los barcos que hacen la travesía Grecia-Italia. Está situado unas 180 millas al oeste de la isla de Cefalonia y 29 millas al norte del cabo Spartivento.

Hace años bajando por la costa Italiana en demanda de Messina, hicimos escala en él ante las previsiones de mal tiempo que anunciaba la meteo  local. El puerto, por entonces, era gratis por lo que decidimos esperar en él a que la cosa mejorara, aprovechando de paso, para hacer turismo por la zona.

Recalamos sin problemas:  Era una tarde apacible, sin viento y mar totalmente en calma.

Al día siguiente el panorama cambió radicalmente: El viento arreció, la lluvia caía con fuerza y…, a unos cien metros de la bocana las olas que no eran excesivamente altas, rompían estrepitosamente. La cosa me sorprendió bastante, porque pese a las bajas sondas en las proximidades del puerto, la mar no parecía presentar las condiciones adecuadas para tamaño espectáculo.

Por entonces, hará unos trece años, usábamos las cartas CM93 y en ellas la zona se representaba y se sigue representando así:

Consultamos la correspondiente carta de papel y nos encontramos con una sutil pero fundamental diferencia:

 

Trece años después la confusión continua, pues esto es lo que nos dicen las actuales Jeppesen:

 

Y esto las Navionics:

Como se puede ver hay para todos los gustos. Ni siquiera se ponen de acuerdo sobre el trazado del veril de 5 metros, vital para una recalada con viento y mar de fuera.

Y vuelvo a lo de siempre: ¿Descuido, ligereza, todo vale?.

Las cartas para simulación aérea de Jeppesen lo dicen claramente: “cartas no válidas para la navegación aérea”.  ¿Porqué no incluir en estos paquetes cartográficos una leyenda parecida? Iriamos todos avisados y quizás así nos ahorrarían algún que otro susto.

Artículos técnicos y tutoriales ,
About admin

Un Comentario
  1. Pasé en frente, un día precioso de finales de Abril y no tuve las narices de meterme, después de leer la historia de un navegante inglés que perdio su barco un día de fuerte siroco. Acabamos en Crotone de funesto recuerdo. Calabria que no me espere.
    Un beso
    Viriato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *