BLOG

01/02/2012

Kastelorizo una isla al margen

Hice mi primera visita a Kastelorizo allá por la primavera del 93. Era entonces un tranquilo enclave alejado de las rutas de los veleros de crucero. La isla acababa de adquirir una repentina fama al haberse rodado en ella la película italiana Mediterráneo, de Gabriele Salvatores. La Maga Azul, mi barco de entonces, fue durante unos días el único velero amarrado en Megisti, puerto y capital de la isla.

Kastelorizo ha cambiado poco a lo largo de todos estos años. Sigue estando al este de Rodas y a una escasa milla de la costa turca y sigue siendo un enclave tranquilo con una oferta turística reducida a lo esencial. En verano algunas barcas pasean a los visitantes hasta la gruta azul de Parasta: una espectacular cueva, de entrada muy poco visible, que se encuentra en los acantilados de la costa sureste.

Los escasos trescientos habitantes de la isla viven del turismo, de la escasa pesca y de sus pequeños cultivos.

Una escala sumamente recomendable para quienes aprecian este tipo de sitios al margen; de los que se habla poco y bien, sitios que dejan poso y suelen guardarse en el saco de los posibles retornos.

 

 

Navegando por el Mediterráneo ,
About admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *