19/01/2012

Cosas de anclas

He tenido todo tipo de anclas, desde los más infumables bodrios a los hierros más excelsos. Bien es cierto que los primeros nunca o muy pocas veces los he utilizado y si han sido míos ha sido cuestión del destino: estaban a bordo de mis barcos cuando los compré.

Podría escribir un tratado de anclas, sus bondades, defectos y hasta veleidades, que también las tienen. Este es el caso (de veleidades hablo) de una de las últimas que adquirí, para más señas, en la isla de Lefkada en el verano del 2009.

Cansado de ciertos feos caprichos de mi vieja y sobredimensionada  Bruce de 35 kg. decidí sustituirla, en las citadas fechas por una flamante Rocna de 33 kg. Mi decisión se basó en estudios independientes realizados por la revista PBO donde Rocna y Spade parecían los “hierros” a batir, muy por encima del resto de modelos probados.

Además tenía el testimonio de algún feliz propietario que la usaba a plena satisfacción en su embarcación.

Dicho y hecho: ancla a bordo, proa a uno de mis fondeaderos favoritos y misma zona de siempre. Voz de ¡fondo!, barco atrás, filo cadena, stop cadena… y el barco que sigue su camino, garreando como si tal cosa. Dos intentos más y al tercero parece que la cosa funciona. No entiendo que ha podido pasar, lo achaco a la casualidad, a algo que había en el fondo que ha impedido el correcto trabajo del ancla, lo achaco al ¡vaya usted a saber! En fin, que lo dejo estar.

Pero…

Al día siguiente, la misma historia y al siguiente y al otro…y… al otro digo ¡basta y hasta aquí hemos llegado con el invento! Regreso a la tienda y solicito el cambio del artilugio. El distribuidor se resiste, pensando, supongo, que estoy algo loco. Al final, carta incluida al fabricante en Nueva Zelanda, consigo el cambio por una similar: la misma ancla, con los mismos cartelitos, el mismo precio e idéntico embalaje.

¿La misma ancla? ¡y un cuerno! Esta si que agarra, esta es un cañón. Ahora sí; ahora estoy encantado con mi nueva Rocna.

Nota: Tras dos años de muchos fondeos en todo tipo de condiciones puedo asegurar que la Rocna es la mejor ancla que he tenido, la más polivalente y con mucho la más fiable de todas. Pero… ahí queda la historia.

 

Artículos técnicos y tutoriales , , , ,
About admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *