BLOG

30/01/2012

Barcos abarloados

Nunca he comprendido la obsesión que muchos navegantes tienen por abarloar sus barcos a los muelles, cuando de estancias prolongadas se trata, pudiendo optar por un atraque en punta con ancla y largos a tierra. La explicación que suelen dar es a veces sorprendente, sobre todo cuando se argumentan razones de seguridad y protección del barco.

Dando por hecho que cualquier barco de crucero, digno de ser considerado como tal, debiera llevar un sistema de fondeo fiable (buena ancla, buen molinete y suficiente cadena) dicho argumento es, la mayoría de las veces, dificilmente sostenible.

Un barco abarloado es por definición un barco que expone uno de sus costados a la acción agresiva de un muelle. Lógicamente interponemos defensas, pero estas, cuando hacen su trabajo, actuan sobre la pintura o el gelcoat del casco ensuciandolo y desgastandolo. Un barco abarloado no es la mayoría de las veces un barco más seguro, es un barco que sufre más y a la larga se deteriora más.

Hay muchas historias de barcos seriamente dañados por haber sido abarloados  en puertos expuestos a resacas, a la estela de otros barcos o a violentos vientos que los aconcharon al muelle.

Un consejo, pues, para aquellos que navegueis por zonas con poca presencia de marinas deportivas como Grecia: Usad vuestras anclas y evitad abarloaros siempre que podais: liberareis espacio en los muelles para otros navegantes y a la larga, además, vuestro barco os lo agradecerá.

Navegando por el Mediterráneo ,
About admin

2 Comments
  1. Tu si que sabes. Un besazo Viriato

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *