27/01/2012

Bailar en Grecia

Post publicado en nuestro blog Navegando por Grecia.
Δεν ελπίζω τίποτα. Δε φοβούμαι τίποτα. Είμαι  ελεύτερος.

No espero nada. No temo nada. Soy libre.

Epitafio de la tumba del filosofo y escritor griego, Nikos Kazantzakis autor de Alexix Zorbas.

Sé que el Sirtaki es un tópico, un reclamo de turistas en el barrio de Plaka o en las tabernas del Microlimani, pero nadie puede negar que es una pieza evocadora; oyes los primeros compases y ya estás en Grecia. Mikis Theodorakis  es un genio.
Sé que “Zorba el Griego” es un mito inmortal,  un ejemplo del cine que trasciende la pantalla y queda como un icono reconocible en cualquier momento.
Se que puedo repetir lo que muchos otros  ya han escrito.
Pero voy a poner la escena final de la película porque en sus fotogramas, su música y en  la cara de Anthony Quinn, se concentra mucha esencia que yo, común mortal, no acierto a describir con letras; mejor los fotogramas.
La película dirigida por Michel Cacoyannis , basada en la novela  escrita por N. Kazantzakis, es bastante dura; una película de posguerra. No voy a contarla con detalle, pero si  a resumir lo que expresan esos 3 minutos del final de la historia. Por lo menos, como los leo yo:
Basil es un joven escritor inglés.  Viaja a la isla de Creta, donde acaba de heredar una vieja mina que tiene intención de explotar para poder seguir haciendo lo que le gusta: escribir. Durante el viaje conoce a Zorba, un griego socarrón, sencillo, bruto, casi analfabeto, pero lleno de energía. Su pasión por la libertad y la vida asombran al tímido intelectual.
Estos seres diametralmente opuestos, con vivencias y experiencias contrarias, pero complementarios, entablan una singular amistad.
Los negocios resultan ser un desastre gracias al vividor  Zorba  y Basil se arruina,; pero le pide a Zorba que le enseñe aquello que no está en los libros: que le enseñe a bailar ( o a vivir que es lo mismo para Zorba).

Cualquiera que haya vivido en Grecia, o incluso intentado hacer negocios en Grecia, o como yo, simplemente reformar una casa de un pueblo, se reconocerá  en la película. Las cosas no avanzan, son eternas y los simpáticos Zorbas  nos entretienen y prolongan la espera. Pero… ¿Hay algo mejor que aprender a bailar en un playa de Creta ; en el medio del Mediterráneo?

Artículos técnicos y tutoriales
About admin

2 Comments
  1. Me encanta bailar. Me encanta Grecia.
    Es algo especial; al igual que el baile, Grecia hace que me deje llevar.
    Un saludo y enhorabuena por el blog.

  2. Me alegro que te guste. Tanto bailar como el Blog.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *